lunes, 8 de mayo de 2017

La Supervisión de Equipos de Acompañamiento Terapéutico






Ponencia presentada en el XXXII Congreso Argentino de Psiquiatría (APSA) Consumos problemáticos. Compromiso de la Psiquiatría y la Salud Mental con la Comunidad. En el marco del IV Foro Argentino de Acompañamiento Terapéutico, en Mar del Plata, Argentina el 29/04/2017

En primer lugar quiero agradecer a Gustavo Rossi, la posibilidad de participar en este XXXII Congreso Argentino de Psiquiatría que organiza APSA y en especial en este Foro de Acompañamiento Terapéutico que lleva el nombre de  Supervisión: Eficacia en la Práctica del AT.

Uno de los aspectos que diferencian al Acompañamiento Terapéutico (a partir de ahora AT) de otras disciplinas, es el hecho de incluir la función de la Supervisión como figura regular en toda praxis, inscribiendo a esta práctica en el ámbito de la clínica más allá de sus relaciones con el campo de lo social.

Quizás este factor estructural del método sea suficiente para fundamentar porqué nos supervisamos los acompañantes terapéuticos (a partir de ahora at) y haga innecesario entrar en una enumeración cansina de todos los otros beneficios que produce que son muchos (aumento de la reflexividad, cuidado del at, diferenciación subjetiva con el acompañado, capacidad de aprendizaje del equipo, etc.).

De esta manera puedo ir al punto de mi ponencia que consiste en explicar y fundamentar porque se necesita una supervisión específica en AT, no sin antes plantear una pequeña digresión. Es habitual decir, leer o escribir que la herramienta fundamental del acompañante es la palabra. Me gustaría ampliar esta redundancia y decir que el instrumento principal del at es “un cuerpo en relación que habla”, un cuerpo que actúa en escenas, y si me permitís la síntesis, lo que caracteriza el At es la acción, palabra en acción si lo preferís, pero acción sin más me basta.

Los acompañantes son personas que actúan en diferentes escenas representando roles asumidos y atribuidos, internos y externos, más o menos flexibles o rígidos. A esta práctica “móvil” es la que intentamos ponerle palabra a través de la supervisión, de nuestros análisis teóricos y repensamientos clínicos, pero es una palabra que llega tarde, porque el acompañante ya actuó y resolvió como pudo. En el aquí y ahora de la escena en la que el at actúa sosteniendo un vínculo inestable y dinámico en un mundo inestable y dinámico en donde el amor y el poder se confunden, su principal recurso es su espontaneidad trabajada, aquello que puede hacer aquí y ahora, más.. lo que lleva dentro de la técnica y que ha podido hacer cuerpo y acto (a esto me refiero con espontaneidad trabajada), y que le permite responder de forma adecuada ante situaciones sorpresivas o de forma creativa en lo cotidiano, presentando una alternativa vincular al paciente, que ensaya en esta inter-acción otra posibilidad de a-Ser.

lunes, 1 de mayo de 2017

La Identidad Perdida del Acompañamiento Terapéutico






Ponencia presentada en la Jornada Internacional Acompañamiento Terapéutico: legalidad, incumbencia e identidad, organizada por la Red Argentina de Asociaciones y Agrupaciones de Acompañamiento Terapéutico.
Instituto Superior en Salud FECLIBA. La Plata, Buenos Aires, Argentina  26/04/217

Quiero agradecer a Gustavo Rossi y a Vladimiro Chiattone la invitación a participar a este encuentro junto con amigo Mane Rodríguez de México, intentaré abordar algunos temas que estamos trabajando en Madrid relacionadas con la identidad, la legalidad y el marco de acción del Acompañamiento Terapéutico en España.
 

Cuando hablamos de la identidad del acompañante terapéutico quizás no tenga mucho sentido perseverar en lo conocido, menos también debatir con el modelo brasilero si el at es una disciplina o una metodología, pienso que las instituciones vienen suspender este debate e incluso suprimirlo, en el momento en que entendemos que el Acompañamiento Terapéutico no es un capricho latinoamericano, sino una respuesta institucional a un problema social.

En tanto que respuesta ante un instituido tiene una relación de correspondencia con el contexto institucional en el que se instituye, y por lo tanto diferentes contextos institucionales y políticos darán forma a diferentes respuestas. Cabe preguntarse si en los diferentes países en los que se ha implantado, cada uno con sus características institucionales y políticas puede corresponderse la misma respuesta, o al menos una parecida que lleve el nombre de Acompañamiento Terapéutico.

En concreto la pregunta es si las diferentes formas en la que se ha instrumentado el Acompañamiento Terapéutico en los diferentes contextos (y no necesariamente en los diferentes países ya que hay diferencias internas también) mantiene las suficientes correspondencias entre sí como para afirmar que todas ellas tienen una relación de pertenencia a un conjunto mayor que llamaríamos Acompañamiento Terapéutico.

Esta cuestión tan simple es la que me ha motivado a iniciar un proyecto de investigación basado en el método Delphi con la finalidad de recoger por parte de los mismos protagonistas los Elementos esenciales del Acompañamiento Terapéutico. Investigación como digo muy sencilla, pero aunque parezca sorprendente, es la primera en su tipo. Son los hechos los que acallan las conjeturas.

Pero esto no es de lo que quería hablaros hoy sino de que lo que considero la identidad perdida del acompañante terapéutico, perdida en el mar de las identificaciones y el brillo enceguecedor del reconocimiento social. Yo me pregunto ¿En qué momento los acompañantes terapéutico nos convertimos en psicoanalistas?, lo digo con nostalgia  y autocrítica, porque pareciera haber sido este el sino de nuestra generación y de la anterior aun más. Éste no es un hecho secundario en el desarrollo de nuestra práctica, y sinceramente dan gusto los debates que en los sucesivos congresos he podido tener con los acompañantes sobre este tema. Porque nos enfrentamos al comienzo de una nueva era de acompañantes mentales, con un gran domino de las artes psíquicas, pero muy poco espontánea, con una gran inhibición para la representación, la actuación y el dominio de los gestos y las emociones.  Espero que aún estemos a tiempo para detener esta marea de acompañantes que desean ser psicoanalistas. Claro, no es su culpa, hay poner el ojo en la formación, no hay libro de acompañamiento que no diga que en su práctica el profesional debe hacer uso de “cierta espontaneidad”, ¿por qué “cierta”?, un acompañante requiere de TODA su espontaneidad trabajada en cada momento de su praxis. Jacobo Levy Moreno, que es quien, además de crear el psicodrama, introdujo la espontaneidad como concepto psicoterapéutico, lo define como una respuesta adecuada ante una situación nueva o una respuesta creativa ante una situación conocida. La espontaneidad es sinónimo de libertad, juego y salud. Un encuadre sea el que sea requiere de la espontaneidad del at para que sea habitable, cualquiera sea la patología, ¿Por qué esta insistencia en cierta espontaneidad?

jueves, 20 de abril de 2017

Intensivo de Teatro Espontáneo con Maria Elena Garavelli


 Taller intensivo con técnicas de Teatro Espontáneo donde trabajaremos:
Creación Colectiva en Escena
Metodología de entrenamiento para ir del relato a la escena
Cuerpo - música - textos - personajes - coros
Circulación del protagonismo

Con la exclusiva dirección de la Directora Argentina de Teatro Espontáneo que nos visita de camino al Congreso Iberoamericano de Psicodrama.
Oportunidad unica para aprender y disfrutar.

Prof. Maria Elena Garavelli
Directora de la Compañía de Teatro Espontáneo El Pasaje, Psicodramatista, Formadora en Dirección de Teatro Espontáneo, Psicóloga Clínica

 Últimas plazas.
Aforo limitado.

Pide tu beca a asociacion.pasos@gmail.com

Curso: Etica de la amistad: la violencia y el cuerpo en la relación terapéutica

"El origen de la Ciencia Occidental se sostiene sobre un par de sandalias de cuero curtido, gastadas por largos paseos y debates. Si el tiempo vive en el movimiento, son los hombres de la Escuela Peripatética de Aristóteles y sus sucesores, los que en sus caminatas dieron vida al actual pensamiento occidental. Bien podrían aquellos científicos encerrados en sus muros epistemológicos, salir y recordar su origen ambulante".

Asi comienza la sesión de Etica de la amistad del proximo viernes 28 de abril.
Mas información asociacion.pasos@gmail.com
Un saludo

martes, 21 de marzo de 2017

Conferencia: “El psicólogo en la intervención psicológica y social. Habilidades y competencias para trabajar en el ámbito sociocomunitario”.


Estimados/as compañeros/as os invito a asistir a la conferencia que daré el miércoles 26 de abril en el Exmo. Colegio de Psicólogos de Madrid

El tema trata sobre las habilidades y competencias no curriculares que requiere un psicólogo para intervenir en el ámbito socio comunitario. En esta charla, basada en un artículo que escribí hace unos años para la AEPCCC, trabajo los diferentes niveles de análisis con los que se encuentra un psicólogo cuando asiste a un paciente en su domicilio, la necesidad de estructurar un nuevo encuadre, y conocimentos que le servirán para llevar a buen término un tratamiento en el que intervienen diferentes actores (equipo multidisciplinar, familia, comunidad, redes públicas sanitarias y sociales).

El marco de referencia es el abordaje relacional y en equipo, basado en el acompañamiento terapéutico, ámbito en el que trabajo desde hace más de 17 años.

Espero que sea de vuestro interés.
La entrada es gratuita.

Abajo teneis el enlace.

Un saludo





Objetivo: En los últimos años observamos la apertura de un nuevo campo de intervención para el psicólogo. En España, entre el 2003 y el 2013, se han abierto 5754 plazas para usuarios con trastornos mentales graves y duraderos en el ámbito de la intervención psicosocial en equipos que incluyen la figura del psicólogo. Esta ponencia tiene como objetivo introducir a los asistentes en la complejidad del trabajo con pacientes con enfermedad mental grave y crónica en el ámbito comunitario, precisando las nuevas competencias que son necesarias para una intervención eficaz, en un escenario determinado por el trabajo en equipo multidisciplinar, con numerosos agentes intervinientes (familia, comunidad, red sanitaria y red de servicios sociales) y múltiples intereses en juego.


26 de abril de 2017, de 19.00 a 21.00 h.

viernes, 10 de febrero de 2017

Febrero: Curso de Acompañamiento Terapéutico: Encuadre y Demanda


Estimados compañeros/as, os invito al curso de Acompañamiento Terapéutico que estamos organizando con la Asociación Pasos todos los meses, este mes trabajaremos encuadre y demanda, dos elementos fundamentales a la hora de establecer una relación terapéutica.

El encuadre refiere a las condiciones explícitas (horario, lugar, honorarios, límites) que se establecen de forma manifiesta en un determinado espacio y lugar de encuentro (el escenario de la relación terapéutica), pero también determina el interjuego entre los participantes, que pueden ser terapeuta y paciente cuando se trata de un contexto de consulta, pero que también puede incluir a la familia y a otros actores cuando el tratamiento transcurre en la calle o en el domicilio. El encuadre, bien trabajado, se constituye en el marco de referencia que da sentido, mantiene y promueve la intervención.

El análisis de la demanda es otro aspecto fundamental, diferenciando la necesidad objetiva percibida por el profesional de la demanda manifestada por el paciente. Esta última, transcurre también a varios nivel, siendo la punta del iceberg la demanda manifestada como interés o deseo, y la parte ocurre aquella que se despliega en las múltiples escenas internas de la persona, en la que esta incluido el terapeuta (que aporta también sus propias escenas internas), en una dinámica vincular que va mas alla de tándem transferencia/contratransferencia.

Os invito a trabajar y debatir sobre estas cuestiones. Nos reunimos el viernes 24 y el sábado 25 en Acippia, C/Modesto Lafuente, 4. 1ºIzq. El viernes trabajaremos encuadre y el viernes demanda con una metodología teórico-práctico y vivencial.
Os esperamos!


lunes, 9 de enero de 2017

Curso: Clinica del detalle. Acompañamiento Terapéutico.

Os invitamos a participar de la sesion de enero del curso de Acompañamiento Terapéutico.

En esta ocasion trabajaremos los diferentes niveles de analisis de un caso clinico y aspectos sociodramaticos de rol del at.

Os esperamos

jueves, 15 de diciembre de 2016

Lectura de “El Envío”, Jacques Derrida




Discurso inaugural del XVIII congreso de la Sociedad francesa de filosofía cobre el tema de “la representación”. Trad. de Patricio Peñalver, en Derrida, J.,  La desconstrucción en las fronteras de la filosofía, Piadós, Barcelona, 1996.

Jacques Derrida analiza en este texto la cuestión de la representación, el problema de “la traductibilidad” y la relación con lo que él llama el envío.

La palabra “representación” plantea el problema de que “no traduce ninguna palabra griega de forma transparente, sin residuo, sin reinterpretación y reinscripción histórica profunda”[1], al mismo tiempo se desentiende del análisis del concepto en sí mismo, lo cual plantea que no tiene ningún sentido y es llevar el análisis a un estadio pre-filosófico, ya que se partiría de una idea a priori de lo que es representación.

Aun así esta cuestión no impide la necesidad de plantearse la pregunta acerca de “¿qué es la representación en sí misma en general?”[2].

En principio aparecen tres líneas, que parecen diferir entre sí, la francesa e inglesa representation,  la latina repraesentatio, y las alemanas repräsentation, darstellung y vorstellung.

Plantea que tanto las lenguas muertas con las lenguas vivas es padecen del mismo problema debido a que se encuentran sujetas a una misma situación estructural, dice, “hay dos condiciones para fijar el sentido de una palabra o para dominar la polisemia de un vocablo”:
1.            “la existencia de una invariante bajo la diversidad de la transformaciones semánticas por una parte”.
2.            “la posibilidad de determinar un contexto de forma saturante por otra parte”[3].

“El lenguaje, todo lenguaje sería representativo, sistema de representantes, pero el contenido representado de esta representación (sentido, cosa etc) seria una presencia y no una representación. Lo representado (el contenido representado) no tendría, a su vez, la estructura de la representación, la estructura representativa del representante. El lenguaje sería un sistema de representantes o también de significantes, de lugartenientes que sustituyen aquello que dicen, significan o representan”[4]


martes, 29 de noviembre de 2016

El Acompañante Terapéutico y el Yo Auxiliar Psicodramático






Entendemos la función de yo auxiliar psicodramático de una forma mucho más amplia y potencialmente enriquecedora, que la mera suplencia del yo del paciente por parte del yo del acompañante, quien presta su yo para suplir un deficit estructural en el acompañado, dando lugar a una función histórica del at, "prestar el yo", tan citada (Goyeneche y Pizzini, 2011;  Schneroff y Edelstein, 2004; Pulice y Rossi, 1997), como criticada (Pulice, 2011, Rossi, 2011; Chévez, 2012) por su cariz asistencialista y medicalista.

El yo auxiliar psicodramático no está al servicio de la necesidad o el déficit, sino de la creatividad y la espontaneidad, y aquí radica su principal diferencia. Opera cuando el acompañante se ve compelido a formar parte del mundo interno del acompañado, participando de sus construcciones delirantes, recogiendo el mandato de sus voces, o circulando con él en su mundo alternativo, siempre en situaciones concretas, frecuentemente en el domicilio o la calle.

La tarea del yo auxiliar es, con su actuación, posibilitar y sostener (holding) la construcción de un espacio transicional entre la escena interna y la escena externa del paciente, que se está desarrollando en el acompañamiento en un momento  y en un lugar determinado, de aquí radica su eficacia clínica cuando interviene en la calle o en el domicilio, y explica porque el acompañamiento requiere de poner el cuerpo en una dimensión tanto física como plástica.

Su campo de acción es la escena, esta transcurre en un lugar y un momento determinado, junto al paciente, otros personajes que puedan estar por allí, un escenario de fondo y objetos que pueden manipularse y adquirir diferente valor en la escena. A esta configuración la llamo escena terapéutica, que en lenguaje psicodramático refiere a la presencia de un protagonista, un yo auxiliar, público, personajes secundarios, escenografía y objetos intermediarios que pueblan la escena en un momento puntual de la interacción.

El acompañante terapéutico, en tanto, yo auxiliar mantiene la fluidez de la escena, interviene sin interrumpir, acepta el rol que le es atribuido, pero lo ejecuta de forma singular, según su espontaneidad trabajada, aportando una diferencia, y la posibilidad de que el paciente tenga una vivencia transformadora, al modo de las experiencias correctivas que proponía Vicente Alexandre. 

Bibliografía



-      Pulice G. y Rossi G. (1997). Acompañamiento Terapéutico. Buenos Aires: Polemos
-     Pulice, G. (2011). Fundamentos Clínicos del Acompañamiento Terapéutico. Buenos Aires: Letra  Viva.
-     Rossi G. (2011). Acompañamiento Terapéutico. Lo cotidiano, las redes y sus interlocutores. Buenos Aires: Ed. Polemos.
-      Goyeneche R. y Piccini M. (2011). El arte de Acompañar. Buenos Aires: Letra Viva.
-    Schneeroff, S. y Edelstein, S. (2004). Manual Didáctico sobre Acompañamiento Terapéutico. Buenos Aires: Editorial Akadia.
-   Kuras, S. y Resnizky, S (1985). Acompañantes Terapéuticos y Pacientes Psicóticos. Buenos Aires: Editorial Trieb.
-    Moreno J.L. (1977). El teatro de la espontaneidad. Editorial Vancu: Buenos Aires.
-    Moreno J.L. (1993). Psicodrama. Lumen: Buenos Aires.
-   Castejón, M. (2014). Acompañamiento Terapéutico y psicosis. Buenos Aires: Editorial Letra Viva.