miércoles, 6 de abril de 2016

I Jornada de Teatro Espontáneo y Salud Mental

¿Porqué una jornada de teatro espontaneo  y salud mental? por que es necesario apostar por una atención basada en la acción, la creatividad y la espontaneidad.

Donde compromiso signifique poner el cuerpo, dar la cara, transformar las estructuras (políticas) tradicionales. El teatro espontáneo es el lugar donde los público actúa, es protagonista de las historias, y participa, no en el sentido gastado de la "participación obligada", sino en el sentido pleno, como "participación libre".

¿Porqué organizamos esta jornada? Porque faltaba. Es gratuita y para todo el mundo.

No te la pierdas.



La I Jornada de Teatro Espóntaneo y Salud Mental surge del esfuerzo de Andrea Montuori y la colaboración de grandes representantes del sector como el Dr. Pablo Población y Maria Elena Garavelli que viene desde Argentinas a contarnos su enorme experiencia como Directora de Teatro Espontáneo.

jueves, 24 de marzo de 2016

Los lugares posibles de la coordinación y la “demanda de coordinación”


El siguiente artículo pertenece a Ezequiel Uribarri, supervisor y coordinador del equipo de acompañantes terapéuticos de Agora. Este trabajo fue presentado en el último Congreso Internacional de Acompañamiento Terapéutico, que se realizo en octubre de 2015 en Córdoba Argentina.

Quiero agradecer la generosidad del autor de permitirme poner a disposición de los lectores este incisivo trabajo, que si bien, como me ha pedido el Lic. Uribarri, hay que aclarar que se trata un texto en elaboración, que aún así apunta maneras, ya que demarca coordenadas muy interesantes para trabajar la función del coordinador en un equipo de acompañamiento terapéutico.

Muchas gracias Ezequiel Uribarri

Los lugares posibles de la coordinación y la “demanda de coordinación”


El presente trabajo surge como intento de dar cuenta del modo de abordaje de la coordinación de AT en el equipo Agora.
El entramado en el que se desarrolla la coordinación es complejo, es un punto de intersección entre distintos actores dentro de cada uno de los tratamientos. El trabajo propone un recorrido por los diferentes lugares que en Ágora pudieron ser pensados para la coordinación: lugar donde resuenan las distintas demandas; lugar de terceridad, posibilitadora para  pensar  distintas líneas de abordaje según quienes sean los sujetos que intervienen en los dispositivos; lugar que permite hacer circular la palabra entre los acompañantes del dispositivo, etc.
Es en la coordinación donde todos estos lugares posibles pueden emerger de manera simultánea planteando así  una de sus mayores dificultades. Es en ésta tensión donde la coordinación se enfrenta con la dificultad y necesidad de pensar la demanda de coordinación.   

“El conocimiento de hechos curiosos no solo hace menos desagradables las cosas más desagradables, sino que hace más agradables las cosas agradables. Yo encuentro más sabrosos a los melocotones y los albaricoques desde que supe que fueron cultivados inicialmente en China, en la primera época de la dinastía Han; que los rehenes chinos en poder del rey Kanishka los introdujeron en la India , donde se extendieron a Persia, llegando al Imperio romano durante el siglo I de nuestra era; que la palabra albaricoque se deriva de la misma fuente latina que ¨precoz¨ porque madura tempranamente, y que la partícula inicial al fue añadida por equivocación, a causa de una falsa etimología. Todo esto hace que el fruto tenga un sabor mucho más dulce. Bertrand Russel “elogio de la ociosidad”



Un poco de historia
La idea del presente escrito es  tratar de articular y dar cuenta de la experiencia de la práctica de la coordinación en los dispositivos de acompañamiento terapéutico tal como la llevamos adelante en el equipo Ágora.

Desde los inicios del equipo, aun desde antes de tener este nombre, la coordinación fue uno de los pilares en el que se sostuvo modo en que hacemos el acompañamiento terapéutico.

Dicho lugar/función (por ahora lo nombrare de este modo) no se conceptualizo de la misma manera a lo largo de nuestra práctica, fuimos cambiando el modo de pensar no solo la coordinación sino también algunas reglas que hacían a la estructuración de los acompañamientos.

Quiero remarcar que hay tres cosas que no cambiaron en nuestra práctica, que se sostuvieron aunque hayan adquirido nuevas “formas” una es la coordinación, la otra es el espacio y el acompañamiento propiamente dicho. Siempre pensamos al Acompañamiento terapéutico como la expresión conjunta de estos tres lugares. El acompañante en el campo mismo, una coordinación externa y un espacio para poder juntarnos en donde podamos pensar lo acontecido, los obstáculos, las perspectivas de cada uno de los participantes. En nuestro modelo de llevar adelante la práctica nos resulta imposible pensar que exista un acompañamiento terapéutico sin este entramado.